Asamblea extraordinaria 2017: Nuevos estatutos para una nueva etapa

Como ya les hemos contado, en septiembre de 2016, durante el Congreso Internacional de la IAAP realizado en Kyoto, nuestra sociedad pasó a ser miembro con plenos derechos y deberes de la IAAP y esto conlleva cambios en nuestros estatutos. Este fue el tema central de la Asamblea Extraordinaria realizada el 7 de enero de 2017.

 

Lo más relevante que tienes que saber es lo siguiente:

 

Qué es la SCPA:

Somos una Corporación de derecho privado sin fines de lucro denominada Sociedad Chilena de Psicología Analítica Junguiana. La sigla o marca que nos reconoce es SCPA.

 

Tenemos por finalidad:

La promoción de una atmósfera de colaboración, crear oportunidades de continuación de estudios y formación y mantener un estándar profesional y una conducción ética de sus miembros en el campo de la Psicología Analítica Junguiana.

La promoción y realización de investigaciones, cursos, congresos, centros de estudio, publicaciones y actividades de difusión en el campo de la Psicología Analítica Jungiana.

El establecimiento de relaciones de colaboración e intercambio teórico y práctico con entidades nacionales e internacionales que tengan objetivos similares, incluyendo la International Association for Analytical Pshycology (IAAP).

 

Hay 4 tipos de membrecía:

Socios fundadores (quienes firmaron el acta de Constitución de la SCPA) y socios activos: categoría que agrupa a los socios que tengan la calidad de “Analistas” otorgada por la International Association for Analytical Pshycology (IAAP)

Socios cooperadores: categoría que agrupa a psicólogos, psiquiatras y profesionales de otras áreas del conocimiento, que realicen una cooperación efectiva a la labor de la Corporación, que adhieran a sus Estatutos y que sean aceptadas como tales en virtud de un acuerdo de la Asamblea General.

Socios Honorarios: las personas naturales que por su actuación destacada al servicio de los intereses de la Corporación hayan obtenido esta distinción en virtud de un acuerdo de la Asamblea General.

Un gran cambio, en relación a los estatutos que como Grupo de Desarrollo nos regían antes de ser Sociedad miembro de la IAAP, es que los miembros con capacidad de ser elegidos con cargos directivos y que tienen derecho a voto, son los socios activos, es decir, los analistas certificados.

Los socios activos pueden ser elegidos para conformar la Directiva, el Comité de Ética, el Comité Revisor de Cuentas y el Comité de Elecciones.

Los Socios cooperadores no pueden ser votados para ocupar esos cargos pero, son para la SCPA, miembros de la mayor importancia en los distintos comités y núcleos de interés que hemos conformado en estos años.

Actualmente somos 13 socios analistas, 11 socios cooperadores en formación para ser analistas(Routers), y 49 socios cooperadores entre los cuales algunos se formarán como analistas y otros colaborarán desde sus distintas disciplinas: Arte, Filosofía, Periodismo, Teología, Historia, Ingeniería y otros.

 

Comienzo de elaboración de reglamentos específicos.

Los estatutos que comienzan a regir son muy generales y ahora comienza un proceso de elaboración de los reglamentos específicos, tarea que recaerá en mayor medida en la próxima directiva, que se elegirá el próximo 1 de abril.

 

Derechos y deberes de los miembros:

Tú eres parte de nuestra SCPA, tómate un tiempo para revisar los nuevos estatutos y así podemos tener todos más claros nuestro marco de acción. Los nuevos estatutos están publicados aquí (http://www.cgjungchile.cl/uploads/2/2/7/3/22737050/estatutos_corporaci%C3%B3n_scpaj.pdf)

 

Nuestra presidenta, María Paz Ábalos, nos indica los nuevos desafíos:

“Hemos recorrido una larga ruta, antes de llegar al Congreso de Kyoto, en torno al pensamiento y propuestas de C. G. Jung y post-junguianos; a la cosmovisión que de esas fuentes emana; al proceso de continua humanización en que nos encontramos, y la práctica de la psicología en el campo clínico, social, pedagógico.

Crecimiento profesional, formación permanente, núcleos de amistad e intereses, una práctica clínica con un sello particular, son parte de lo que implica ser una Sociedad miembro de la IAAP y eso es lo que en Kyoto fue ratificado.

Consolidarnos tanto en Chile como sociedad junguiana, y en Latinoamérica, como miembros del CLAPA (Comité latinoamericano de psicología analítica) y en la sociedad internacional, como miembros de la IAAP, fue un elemento motor de la directiva que conformamos con Amelia Herrera, Claudia Grez y Carolina Mora, desde el año 2013 hasta el 1° de abril próximo en este 2017 recién comenzado. Junto a ello, consolidar la vida en sociedad a través de espacios formativos, encuentros clínicos, asambleas generales, publicaciones, jornadas, ect. La SCPA la constituimos personas y se sostiene en el entretejido de nuestras relaciones. Cuidar y consolidar esos espacios gratuitos también fue un foco prioritario.

A mediano plazo, nos espera el desafío de ser una Sociedad con capacidad de entrenar a nuestros candidatos a Analistas. Actualmente tenemos las condiciones que requiere la IAAP y, de aquí al próximo congreso internacional que será en Viena el 2019, presentaremos el programa formativo para ser revisado y, esperamos, aprobado.

En un plano más profundo, nos esperan desafíos aún más importantes que la plena institucionalización de la Sociedad. Requerimos consolidar una ruta sólida y seria en el estudio, la difusión, y la práctica de la psicología analítica, fomentando espacios de encuentro amistoso, profesional, de crecimiento y de expansión de la creatividad de nuestros miembros. Junto a lo anterior, se nos presenta el desafío de crear puentes y de abrirnos a participar de espacios de dialogo con otras corrientes y miradas sobre lo humano y la psicoterapia en específico.

Sobre todo, será un desafío para la nueva etapa el levantar la vista más allá de nosotros mismos. Será tarea de las próximas directivas que nos representen, además de mantener la dirección en el crecimiento profesional de los miembros que somos parte de la sociedad, el hacernos parte de la reflexión en torno a los procesos sociales, políticos, culturales que nos impactan y que constituyen el contexto en el cual acompañamos a las personas en nuestras prácticas clínicas y profesionales. Sin dejar de sostener lo que nos constituye en sociedad, el desafío es levantar la vista más allá de nosotros mismos y crecer en los aportes que la mirada y práctica junguiana puede y debe realizar en las distintas áreas y facetas de lo humano.