Encuentro «Juntos soñando un nuevo Chile»

Encuentro «Juntos soñando un nuevo Chile»

El miércoles 13 de noviembre, los socios y socias de la SCPA, nos reunimos en el encuentro «Juntos soñando un nuevo Chile» en respuesta al deseo de encontrarnos para contener, simbolizar y reflexionar sobre los hechos recientes del estallido social que pide respuestas a demandas sociales transversales y que han resultado en diversos hechos de violencia, crisis y en la necesidad de construir un nuevo pacto social. En esta oportunidad pudimos compartir la experiencia y camino que los Junguianos estamos intentando hacer en lo cotidiano para sostener la tensión en espera de una posible transformación colectiva y personal. Gracias por la presencia, el sentir y el acompañar. A los que no pudieron estar, los mantuvimos presentes en el corazón, seguiremos organizando nuevos encuentros.

DECLARACIÓN PÚBLICA

DECLARACIÓN PÚBLICA

DECLARACIÓN PÚBLICA

Estimados socias y socios SCPA:

Con fecha 05 de noviembre 2019 y en atención a denuncia recibida en su oportunidad, nos vemos en la necesidad de informar que la psicóloga Patricia Riveros nunca ha sido miembro de la Sociedad Chilena de Psicología Analítica Junguiana (SCPA), ni ha sido miembro individual de la International Association For Analytical Psychology (IAAP). De igual forma, nunca ha sido avalada por ninguna de estas instituciones.

Asimismo, aseguramos que ninguna de las decisiones clínicas del quehacer de la Sra. Patricia Riveros, ha sido respaldada por la SCPA.

page1image54301376

Cordialmente,

page1image64832736

M. Susana Toloza Gallardo

Presidenta SCPA
Miembro IAAP
Sociedad Chilena de Psicología Analítica directiva@scpa.cl

Carta hechos 19 de octubre

Carta hechos 19 de octubre

Carta hechos 19 de octubre

Chile, 20 de Octubre 2019

Como Sociedad Chilena de Psicología Analítica (SCPA), estamos profundamente consternados por los hechos que están ocurriendo en nuestro país en estos días. Este emergente cambio de nuestra realidad cotidiana nos lleva a reflexionar sobre la sociedad que vivimos y la sociedad que necesitamos vivir, de la cual somos parte en una red humana.

Quizás estamos en el tiempo del sin sentido, al no comprender la coherencia de los hechos de violencia tanto de la reactividad del pueblo, como del estado. Pero pudiendo tener una mirada más profunda y simbólica sabemos que desde el inconsciente se han dado señales previas de dolor, sufrimiento, descontento, resentimiento, miedo y rabia en los ciudadanos, producto de una sociedad construida en el paradigma del abuso y del poder.

Creemos que llegó el momento de hacernos responsables de escuchar la demanda de la ciudadanía y evidenciar frente a las autoridades y grupos de poderes político, económico, académico, espiritual, que Chile necesita crecer para todos, con dignidad, autonomía, y no sólo para algunos, en un permanente abuso que nos divide entre los privilegiados y los otros. Porque “los otros” somos el colectivo, somos nosotros, somos todos en un mismo cuerpo e identidad, es aquello que por años se escondió, no visible , en la sombra, en lo inconsciente: la violencia hacia los niños institucionalizados, el universitario endeudado con el CAE, los enfermos que se deben endeudar con sus tratamientos o no poder acceder con dignidad a sus derechos de salud, especialmente el abandono de la salud mental, los suicidios recurrentes , y tantos otras demandas que hoy claman en la calle ¡No más!.

Entonces, frente a tanto abuso, negado por quienes lo ejercen, se rompió la barrera de la obediencia y el buen comportamiento y el inconsciente colectivo irrumpió con un grito de

rebeldía, desde nuestros adolescentes dionisíacos que nada temen y que aún tienen esperanza en nosotros los adultos, los que cargamos el trauma y el temor implantado por la experiencia terrible de la dictadura, porque, sí, lo primero es que tenemos que reconocer nuestro trauma transgeneracional que nos paraliza y congela ante lo incierto.

Lamentablemente este movimiento trae en sí mismo la energía destructiva, pero ese es el sacrificio que nos obliga hoy a vivir con consciencia y humildad. Tenemos que reconstruir una sociedad herida, los traumas de la historia paternalista y patriarcal de Chile no han sanado, es más, hoy se han reactivado y para reparar es necesario reconocer que tenemos el derecho a vivir con igualdad, dignidad, no en una vana imagen de frivolidad del éxito, que hoy se ha diluido.

Como miembros de la SCPA y como tantos otros grupos que trabajamos con el desarrollo humano, tenemos que ser parte activa en la reconstrucción del tejido social. Sabemos que para iniciar la reparación es necesario detener la violencia y no militarizar Chile, la seguridad puede ser reestablecida con medidas políticas, generando un diálogo transversal donde se considere el bien común.

Estamos a disposición para apoyar la contención emocional de aquellos que sido afectados directamente e indirectamente y aportar en lo que se necesite en este tiempo de dolor y confusión.

M. Susana Toloza
Presidenta Sociedad Chilena de Psicología Analítica SCPA
www.scpa.cl